miércoles, septiembre 28, 2005

Los coristas atipicos en una era violenta

Nunca está de más ver un film como “Les Choristes”. Es un film inspirador, aunque sinceramente, no muy original. Lo que más lo hace hermoso, más allá de su ciertamente conmovedora historia, es el hecho de que este tipo de película escasean en nuestra contemporaneidad audiovisual fuertemente lujuriosa, morbosa y violenta que tanto nos gusta.

“Les Choristes” es una versión actual de la película “La Cage Aux Rossignols”, de 1945. Los mismos personajes, incluso con los mismos nombres han sido resucitados bellamente en esta versión actual, gracias al sacrificio de, entre otros, el director y compositor Christophe Barratier y el actor Gerard Jugnot (que interpreta al gentil prefecto protagonista Clement Mathieu) el cual hipotecó su apartamento para financiar la película, marcando desde sus acciones tras cámara el espíritu del film: arriesgar un poco por la belleza y mejoras que el arte no elitesco puede ofrecer a la vida.

“Les Choristes” narra la historia en retrospectiva de un grupo de niños que se encuentran recluidos en un severo internado regido por un estricto y cruel director. Con la llegada de un nuevo profesor con conocimientos musicales y una profunda vocación social, el espíritu del internado empieza a transformarse a través de las voces armónicas de sus mismos recluidos. Este film reivindica el rol de los héroes desconocidos por su humildad y nobleza. Muestra la importancia de sus acciones y sus efectos posteriores en los que confían en ellos. Es notable como el guión enfatiza la crítica hacia las políticas judiciales al menor, mostrando como esa premisa de “acción y reacción” drásticas y violentas, sólo logran una respuesta similar en el agredido.Cada personaje del film está bien construido y argumentado. Cada uno tiene una razón de ser y en estos micromundos que nos muestran en las películas para significar algo, el presentado en “Les Choristes” está muy bien ensamblado. En una pedante comparación, “la sociedad de los poetas muertos” tiene una historia similar, pero “Les Choristes” es mucho mas sobria y por ende, mas genuina.

Los aspectos técnicos del film, están bien logrados sobriamente, sin nada relevante o novedoso que acotar. La dirección de Christophe Barratier, aunque tiene momentos brillantes, esta supeditada a la música y el guión (hecho lógico, tomando en cuenta que Barratier compuso la música junto a Bruno Coulais y co-escribió el guión).


En fin, Los cuatro fuertes de “Les Choristes” se consiguen en su música, su guión, sus actuaciones y, aunque sea empalagosamente cursi repetirlo, su espíritu. Espíritu y premisa que escasean estos días en el mundo audiovisual.


Esto fue un estupido vacio extraño cortesia de Blogger. Por mas que lo intenté, no pude quitarlo.

3 comentarios:

CURRUSA dijo...

Totalmente de acuerdo con tu reseña, sobretodo esa película nos envuelve con su magistral banda sonora!

Saludos!!! ;-)

PS: Blogger a veces se pone demasiado odioso, te entiendo perfectamente.

Petrusco dijo...

Gracias por tu comentario amigo!! Ya leí tu post (no lo había visto antes) eres un crítico ácido pero está bien porque hay que ver las cosas desde varios puntos de vista y tu punto me parece bien interesante. Saludos!!

Reindertot dijo...

No vale, que acido mi que nada, si hablo de la pelicula mas bien que el carrizo. Lo unico es lo que digo al principio.

Jejejeje, saludos!