viernes, agosto 26, 2005

El gran existencialista Richard Linklater


Uno de los directores más osados que existen en la actualidad es sin duda Richard Linklater. No existe película que no haya hecho en la cual no haya tenido un riesgo real de no poder hacer la siguiente.

Sin embargo, su calidad dio la cara y aunque pareciese que Linklater sigue empeñado en romper esquemas, ya no existe ese miedo. Lo que existe ahora es expectativa.

Linklater se dio a conocer con el film en super 8, “Slacker”, en 1991. Solo tiene 163 tomas, de un promedio por film de 1000. Sin embargo, esto no significa en absoluto un ritmo lento y aburrido. Linklater le da una total prioridad a las actuaciones y los diálogos, sumergiendo al espectador en un ritmo más bien dinámico, reaccionando ante puntos de vistas y frases célebres de los personajes.

Before Sunrise y Before Sunset siguen esta misma línea, contando de manera magistral una relación casi platónica entre dos personas, a través de sólo dos contactos fortuitos (por contadas horas cada uno) en un lapso de 9 años. Dudo que puedan ver a Ethan Hawke y a Julie Delpy actuar mejor.

Luego, en el 2001, Linklater parece hacer catarsis con su sueño lucido, Waking Life, mi film Linklateriano favorito hasta el momento. Linklater redimensiona las emociones humanas, el existencialismo, las pasiones y las obsesiones enmarcándolas en un ambiente onírico único. Linklater incluso, para lograr esto, pone particular empeño en la forma del film (que termina siendo el mismo fondo), mientras le sigue pisando el acelerador al fondo. Una técnica hermosa, donde la realidad está permanentemente flirteando con la fantasía. Personajes inolvidables, nuevos y de sus anteriores filmes, van construyendo un gigantesco (en calidad) diálogo irrepetible sobre el ser (de existir) humano.

Imagen de "Waking Life"

Linklater nunca ha estado molesto con el hecho de que ninguno de sus filmes haya originado ganancias multimillonarias. Sin embargo, ninguna de sus películas han sido fracasos económicos (es decir, las ganancias siempre es mayor a los gastos de producción). Sin embargo, Linklater sigue tomando riesgos, y con la posibilidad de defraudar a sus seguidores, pone a Jack Black como protagonista en una comedia ligera: School of Rock. Linklater logra, contra todo pronóstico, que Led Zeppelín le conceda el permiso de utilizar “Inmigrant Song” en la película, tras mandarle un ruego filmado de Jack Black con mil fans detrás, gritando.

No pierde seguidores y gana oportunidades. Linklater promete seguir creando grandes piezas. Esta por estrenarse su debut en la ciencia ficción con la futurista y paranoide “A Scanner Darkly”, utilizando la técnica visual (perfeccionada) que usó en Waking Life. Tambien promete una crítica dura con “fast food nation”. Esperaremos.

Por cierto, Linklater también escribió y dirigió “SubUrbia” y “Dazed and Confused”.

Busquen a Richard Linklater.

3 comentarios:

[ Erich M.] dijo...

Dios salve a Linklater!

Yo vi Waking Life, mariguano hasta el culo, en Phoenix, con mi hermano, el primer fin de semana que se estrenó. Fue a finales de año y unos meses después del 11 de septiembre. La propuesta rebelde de la pelicula contrastó muy bien con la de fight club (que desgraciadamente nadie le entendió y la convirtió en un producto más a consumir) al grado que me abrió los ojos de muchas maneras.

waking life y before sunrise están entre mis peliculas favoritas

buen post, cabrón!

Reindertot dijo...

jajajaja, coño eso debio haber sido tremenda experiencia. Al salir del cine no empezaste a flotar? jajaja, saludos.

vemeko dijo...

Tengo meses con Waking Life tirada al lado del DVD... creo que ya es hora de verla :)