lunes, mayo 28, 2007

"RCTV: Un amigo es para Siempre", momentos memorables

Y sucedió. En una larga agonía que se pasó por todas las etapas reconocidas (negación, violencia, aceptación, autoconvencimiento, etc.) RCTV transmitió su señal por última vez.

Yo, morboso y/o curioso por el acontecimiento histórico, me dedique a ver todo el día RCTV, para ver, entre otras cosas, como un canal en declive ponía toda su carne en el asador. Quise ver a cada rato la línea entre lo melancólico y lo ridículo.

He aquí mi brevísimo resumen de lo que consideré lo mas bajo de “Un Amigo es Para Siempre”. No hablaré de los “sucesos” (ahí no pasó mayor cosa) de CONATEL ni de CNN en español descarado, sino de concretamente la “programación especial”.

1) Miguel Ángel Rodríguez lanza por última vez en señal abierta y por el 2 su mediocridad. “No les estoy diciendo que lo hagan, ¿eh? Pero en otros países, para pedir socorro y auxilio al mundo, ponen sus banderas al revés. Repito, no les estoy diciendo que lo hagan, pero ahí les estoy informando eso”. Ni siquiera el último día, el “valiente, valiente” asumió alguna responsabilidad. Espero que el Táchira no lo elija gobernador. Ronald Blanco es malo, pero este carajo sería peor, sin duda.

2) Rosario Prieto fue una de las balas mas usadas. La entrevistaron tres veces durante todo el día. Fue nuestra Jackie Onassis, con la vocecita chiquitica y quebrantosa, la mirada al suelo, los lentez(s)otes grandes negros para cubrir el mar de lagrimas y una postura de “que dios los perdone”. En su primera intervención, entono el gañote y empezó a cantar a capella el “Himno de la alegría”. Camila Canabal, sorprendida, intentó cantar la canción, equivocándose en el proceso. Grande La Prieto.

3) Crisol Carabal superó todos sus problemas gracias a RCTV. Para celebrarlo y rendirle un homenaje, se lanzó una tremenda declamación sobre Guaicaipuro y sus luchas anticoloniales. Todos los oficialistas la escucharon extrañados y dijeron “Okey. Eso es en lo que creemos. Exacto Crisol”.

4) Un actor (lo buscaré) del cual no recuerdo su nombre dijo que “el cierre” de RCTV era EXACTAMENTE IGUAL a que el Ávila desapareciera. Es “nuestro pulmón”, afirmó.

5) El Tío Simón me dio lástima. Es en serio, no es porque sea opositor, ni porque me caiga mal. En absoluto. Es que ya está senil. Su intervención consistió en una de sus populares “improvisaciones” (que siempre me gustaron). El Tío Simón, con los ojos vidriosos viendo hacia ningún lado, se lanzó su interpretación con líneas impares. Es decir, no la concluyó. Y de esas siete líneas, cinco (es en serio) terminaron con la palabra “Venezuela”, demostrando que ya “nuestro tío” no puede improvisar. Inmediatamente Oscar Yánez lo tomo del brazo y la cámara apuntó a otro sitio.

6) Oscar Yánez volvió a vociferar ridícula y paradójicamente que “vivimos en una dictadura comunista que cuarta la libertad de expresión”. Los animadores que lo rodeaban, que habían mantenido la actitud “tengo dignidad y no insulto a Chávez” gritaron enardecidos “así eeeees!!”

7) Una de las cosas que mas me llamó la atención era el slogan de “un amigo para siempre” colocado estratégicamente. Cuando Marcel Granier y Eladio Lares hablaron, el slogan, encerrado en un globo de dialogo dicho por “alguien” por debajo de ellos, los acompañó.

8) Judith Castillo regresó. Bella como siempre, fue, en mi opinión, una de las cosas rescatables del día. Opositora, hablo calmada (no una falsa calma) y relajada sobre el evento. “Sigue el trabajo”, dijo.

9) Popy sin maquillaje concreto (AKA Diony López) se lanzó una versión piano-cabaret nostálgica de “Dios, mi amigo Dios”, coreada por todos. Quizás fue el segundo mejor momento de toda la programación.

10) Eyla Adrián sentenció que RCTV era la nueva “Generación del 28”. Que arrecho.

11) Camila Canabal fue la otra gran arma de RCTV. Bella, educada e inundada en lágrimas, le suplicó a Chávez que, en otras palabras, mandara a la mierda al TSJ y a la gente de TVes y dejara RCTV al aire, “con una llamadita”.

12) Christina Dieckmann, a minutos del fin, pidió realizar un rezo, acto que se convirtió en lo más aterrorizante de la noche. Christina gritaba cual pastor de “Pare de Sufrir” frases que eran repetidas por la audiencia. La misma, al ver el fanatismo, empezó lenta y progresivamente a bajar la voz. Incluso Nelson Bustamante puso cara de “frikeado”.

13) Y sin duda, el momento más memorable de toda la noche, a segundos coño, a segundos del fin de la transmisión, en el himno nacional, la simbología perfecta de RCTV: Un digno, aristocrático y estoico Eladio Lares tocando melodramáticamente un violín con una mini orquesta. Como montado por algun sector humorístico del oficialismo. Que bárbaro.

La señal terminó con una toma de una marcha, lo sucedió un negro de 6 segundos, y el logo de TVes apareció inmediatamente, con los tambores y su wah-wah espectral que para muchos se convirtió en aderezo de pesadillas. Un coñazote.

17 minutos pasaron (de los 15 a 20 que habían prometido), y los opositores empezaban a exclamar indignados que Tves no tenia programación, que no tenían “como salir al aire”. 1 minuto después, un enérgico Gustavo Dudamel y la orquesta Sinfónica, sepultaban dicha afirmación.

Segundos finales (todos lo vimos, pero quizás alguien quiera recordarlo), aquí:

sábado, mayo 12, 2007

Personajes subestimados del cine: David Prowse

Una de las cosas que todavía me perturban de La Naranja Mecanica, es el personaje de “Julian”.

Julian es casi un extra y aparece en los últimos minutos de la película. Es el guardaespaldas del viejo Frank Alexander, en el momento en el que Alex de Large llega por casualidad nuevamente a su casa, tras ser apaleado por sus exdroogies/policías conocidos.

Julian es un carajo de casi 2 metros, fisicoculturista, vestido, al principio de la escena, con unos shortcitos ochentosos mariquisimos. Usa lentes, es educado, parece inteligente y es el personaje mas estoico de la película. Uno siente con Julian que es un tipo "civilizado" que calmadamente escucha Mozart y lee a Baudelaire, pero que acto seguido puede machacarte la cabeza de un conazo y luego violar tu cadáver.

Kubrick definitivamente busco al indicado para representar a esa amenaza latente que durante todos esos minutos, flanquea a Alex de Large. La tensión, representada en la estoicidad del gorila Julian y la cara orgásmica de deseo vengativo del viejo Alexander, es quizás la atmósfera mejor lograda de la película.

Sin embargo, fue un descubrimiento posterior el que me impulso a escribir este post:

Y es que Julian, encarnado por el actor/fisicoculturista David Prowse, encarno a uno de los iconos de la maldad hecha cine: Darth Vader. Evidentemente, no recibió ni el crédito ni la fama que dicha acción pareciese llevar implícita.

viernes, mayo 11, 2007

Mejores discos por banda, Vol. 1

Dudo que haya un “volumen 2” de esta entrega (como la mayoria de post que he titulado con el “sufijo” “vol 1”, como por ejemplo, el de las mejores caratulas de discos, escrito hace casi un año), pero me pareció un titulo “glamoroso” e “interesante” para darle “seriedad” a algo que siempre había querido expresar. Aquí va:

1) Red Hot Chili Peppers:

El mejor disco de los RHCP, para mi, es “One Hot Minute”. John Frusciante es un ser alabado y querido por todos. A mi me parece un guitarrista bueno, pero muy plano y sin riesgo.

“One Hot Minute”, el único disco de los Red Hot Chili Peppers con Dave Navarro en la guitarra (personaje que pudo meterse heroína en cantidades “coherentes” y no terminar estupidamente como el Frusciante en ese entonces) es el disco mas diverso, oscuro y entretenido de los Chili. Warped, Aeroplane, My Friends, Tearjerker, Coffee Shop y One Big Mob, entre otros, son temas que jamás verían luz con un “normalazo” como el Frusciante.

¡Coño! ¡La portada de ese disco fue diseñada por Camille-Rose-García! Si hasta aceptaron hacer una genial versión del “spooky funky” tema “Love Rollercoaster” de los Ohio Players para la película de Beavis & Butt-Head. Estaban en su mejor momento, sin duda.

Lo peor de todo es que cuando Frusciante volvió a la banda, Kiedis, Flea y Smith acordaron, por petición del “normalazo” (ya que no podía tocar canciones “ajenas”, si es marico), no tocar ninguna canción del “One Hot Minute” en vivo mas nunca. No se si eso se sigue manteniendo. Fue y seguiría siendo una estupidez.

2) Maná

El mejor disco de Maná aún no ha salido. Para ello, todos deben renunciar a la banda, quizás excepto el baterista; y reformar la vaina.

miércoles, mayo 09, 2007

El cassette fantasma de "El Payasito Loco"

Por allá en 1990, mi hermano mayor Santiago y yo solíamos grabar cassettes de audio, con programas inventados por nosotros. Yo tenía 9 años y él 15. Uno de ellos se titulaba “el payasito loco” y estaba totalmente inspirado en una versión mas violenta de Krusty y Popy. En el programa, el payasito loco golpeaba salvajemente a los niños cuando contestaban erradamente preguntas imposibles de contestar. Cuando, por lo general, el “técnico” del estudio le informaba que el sonido de los continuos maltratos se habían escuchado, el payasito loco siempre decía “um---¿ah?, ¡ah! esos son efectos, efectos, especiales”.

Nuestro programa de El payasito Loco era un espantoso retrato de todo lo que no debía ser un ser humano. Los niños asistentes idolatraban al payaso y siempre se le acercaban a pedirle autógrafos. El payaso los maltrataba y despreciaba. Cuando llamaba a algún niño al escenario para alguna prueba, lo aterrorizaba hasta el extremo de hacerlo orinar del pavor. En una ocasión pasó 5 minutos burlándose de la condición racial de un niñito negro. Cuando éste, soberbiamente se defendió, el payasito le volteó la cara de una cachetada y lo sacó del estudio.

A veces hacia una sección de “comidita rica”, donde el payasito loco hacía las mezclas mas asquerosas y obligaba a los invitados a comerse los creativos platos, advirtiéndoles que de vomitar, se comerían lo eyectado de sus bocas.

Eventualmente mi madre o padre entraban de sorpresa al cuarto para chequear “los contenidos” de los programas que estábamos creando. Nosotros bajábamos los niveles de crueldad y salíamos ilesos de la inspección.

Un día, sin embargo, llegando del colegio, descubrimos a nuestros padres escuchando el cassette mas reciente. Mi padre tenía una sonrisa de oreja a oreja. Mi madre, con la mano en la boca, enmudecía risas, mientras un sector de su cerebro la hacía negar con la cabeza.

Hablamos. Ambos estaban asombrados por nuestra creatividad, pero criticaban lo poco constructivo de los programas. Se convencieron de que sabíamos que era o no conveniente. Recuerdo que aunque todos eran personajes creados por nosotros, sentí lástima por los niños maltratados en nuestro programa.

Grabamos un siguiente programa. Por justicia divina, y con un noticiero que tenía de fondo “la estamos pasando muy bien” de Los Prisioneros, anunciamos que el Payasito Loco había sido arrestado por sus delitos, previa coñaza policial.

Cuando lo entrevistaron en la cárcel, el Payasito no demostró verdadero arrepentimiento. A los pocos días fue liberado y realizó un nuevo programa, con más crueldad que la de costumbre. Me refiero a esclavizar con cadenas a los perdedores y esas cosas.

Luego de ese episodio, Santiago y yo nos cansamos del personaje, y no volvimos a grabar. Guardamos el cassette en un sitio bien seguro.

Años después, de vacaciones en otro estado al que nunca antes habíamos ido, me disponía a acostarme a dormir cuando un ruido familiar se coló por la ventana. El sonido provenía de las casas de atrás, donde no conocíamos prácticamente a nadie. Lo que se escuchaba, podría asegurarlo, era un programa de El Payasito Loco a todo volumen, acompañado de sonoras carcajadas. Reconocí mi voz, la de Santiago, la musiquita circense que usabamos de fondo, los golpes trucados con palmadas y coñazos a la mesa donde estaba la grabadora. Era, casi sin duda, NUESTRA grabación.

Eso no tenía ningún sentido. Era imposible que alguna copia del cassette fuese a parar a las manos de un desconocido vecino en un lugar donde habitamos sólo una semana (y al cual nunca antes habíamos ido). Escuché 5 minutos más del programa a lo lejos y luego el ruido desapareció.

Fue allí, cuando, impresionado, casi asustado, y mientras sonaba la parte mas “spooky” de “Love Rollercoaster” de los Ohio Players (esa canción con mito urbano acerca de un supuesto grito de una mujer siendo asesinada en las afueras del estudio y que se coló en la canción) cuando pensé, a niveles muy básicos en aquel momento, que aunque la idea del payaso malo, borracho y violento no era ni es nada original, yo tenía que elaborar una película, algún día, que siguiese la vida artística de ese bizarro personaje, como simbología de la actuación de los medios de comunicación de éste país. Todos.

Ya veremos como me queda, cuando finalmente, algun día, decida hacerla.

viernes, mayo 04, 2007

Video-Test divertido de tolerancia gay

Un video muy divertido, pero que pone a prueba nuestra tolerancia:



Yo fui 95% tolerante, pero en dos partes se me salió el macho bruto homofóbico con garrote que muchos llevamos por dentro. Dichas partes fueron:

1) El corazon de chocolate/relieve de nalga el cual, combinado con la mordidita de Samwell y la letra me provocó cierto rechazo… antes de estallar en carcajada. (1:56)

2) El “crescendo” que se da lugar al principio (0:46) y al final de la canción con el estribillo “what what (in the butt) combinado con la “cara golosa y garosa” de Samwell.

Como siempre, gracias a Stokma que NO SE COMO COÑO consigue este tipo de videos en Youtube.

martes, mayo 01, 2007

Podcast Biorritmo # 3: "Depresión"

Al fin, despues de algunas semanas de fracaso, hemos podido terminar el cuarto episodio (contando el "0", éste es el "3") de nuestro Podcast "Biorritmo".

La temática la eligió Yiyo en esta oportunidad. Fue "Depresión".

Disfruten. O no.


Mas explicación y otras opciones que un “forever newbie” como yo no entiende, por favor dirigirse al post inicial de todo esto, el de Cabilla Musical.


Click here to get your own player.



Y por último, si no lo hicieron por allá, comentenme por aca cual hubiese sido su elección musical. Hasta el proximo numero con la elección de Afrael de "Euforia".